Monjas y prostitutas

07.11.2011 06:56

   Monjas y prostitutas, son 2 actividades absolutamen

 

te femeninas con las que no me relaciono, pero, por las

 

que guardo gran respeto,  actividades    que resultarón

 

clave para que los científicos relacionarán al  virus del

 

papiloma humano con el cáncer cervical.

 

.

 

   He aprendido del periodismo a hacer este tipo de   titulares malévolos,

 

el caso real es que esta historia es auténtica. Al percatarse los cieníficos

 

que el mayor índice de casos de cáncer cervical  se daba entre prostitu -

 

tas, que entre monjas dedujerón con    la perspicacia que les caracteriza

 

que el VPH es transmitido    fundamentalmente por medio de la actividad

 

sexual. Hoy sabemos, que se transmite por medio de las mucosas,      sea

 

con penetración o sin ella.        Asi que una vez identificado el enemigo, se

 

procedió a fabricar la vacuna y una vez obtenida ésta,    a promocionarla.

 

Como siempre hubo mucho ruido y pocas nueces,        la realidad es que la

 

vacuna previene el cáncer cervical sólo relacionado      con el VPH 16 y 18

 

existen más de 170 tipos diferentes,       los    que    se denominan con un

 

número.        La vacuna proporciona protección contra los 2 tipos de virus

 

señalados en mujeres   No   sexualmente activas entre 9 y 26 años, está

 

se administra en 3 dosis a lo largo de 6 meses a un costo de 300€.

 

   Aunque los fabricantes afirman    que   no hay mayor efecto secundario

 

que el dolor alrededor del área de aplicación,       en Estados Unidos  han

 

fallecido 18 niñas  tras ser vacunadas  y  se ha reportado que   8000   ha

 

sufrido eventos adversos.   Como    hombres   y mujeres son portadores

 

del VPH,    sólo la vacunación de ambos erradicaría la enfermedad;    hoy

 

en día se hacen estudios para determinar la eficacia de la  vacunación de

 

los niños, por lo que en casi todos los países está aprobada  sólo para uso

 

femenino.

 

   Pioneros en el estudio de la relación entre el  VPH  y el cáncer cervical

 

fuerón el equipo de la Cátedra  del profesor botella Llusía de la   Univer

 

sidad Complutense de Madrid,      donde    destacó el ginecólogo Enrique

 

Aguirre, quienes allá por 1976 relacionarón por primera vez    la relación

 

de estos virus con la descrita enfermedad    basados en pruebas con las

 

monas Rhesus.

 

   Hoy como mañana y como siempre, aparte de la vacuna la mejor preven

 

ción es la higiene, saber escoger y un chequeo anual.

 

Buscar en el sitio

Contacto

Delatomoalamor